El COVID-19 es más mortal que la gripe, afirman científicos

Después de meses de estudios, los expertos conocen más sobre la letalidad del coronavirus, lo que hace aún más alarmante el reciente aumento de casos.

Friday, July 3, 2020,
Por Carrie Arnold
Un hombre que murió a causa del coronavirus se ve envuelto en una bolsa óbito mortuoria ...

Un hombre que murió a causa del coronavirus se ve envuelto en una bolsa óbito mortuoria en la unidad de cuidados intensivos de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) del United Memorial Medical Center en Houston, Texas, EE. UU., el 29 de junio del 2020.

Fotografía de Callaghan O'Hare, Reuters

Para James Scott, las preocupaciones comenzaron a fines del mes de mayo. Transcurrió aproximadamente un mes después de que Texas comenzara a flexibilizar las restricciones a las empresas y las reuniones públicas y Scott estaba observando un modelo que había desarrollado para predecir las muertes de COVID-19 utilizando datos de movilidad de teléfonos celulares. Mientras observaba el aumento drástico de la gente que visitaba restaurantes, bares, gimnasios y salas de conciertos, sintió que era solo cuestión de tiempo antes de que surgieran más casos en el estado y que las muertes no estarían muy lejos.

"Es como dijo Bob Dylan: no es necesario ser meteorólogo para saber de qué manera sopla el viento ”, dice Scott, quien trabaja en la Universidad de Texas en Austin, donde su modelo evalúa si los cambios en los patrones de movilidad pueden predecir la mortalidad por coronavirus.

Texas es solo uno de los estados que ha experimentado un aumento en los casos de coronavirus en las últimas semanas después de flexibilizar sus pautas de distanciamiento físico. Sin embargo, aunque el número de muertos hasta ahora no ha aumentado, los expertos advierten que el coronavirus no ha perdido su intensidad mortal. Por un lado, la enfermedad tarda un tiempo en matar y los seres humanos tardan aún más tiempo en registrar las muertes de la pandemia debido a la burocracia administrativa. Las personas que mueren hoy probablemente se infectaron hace tres o cuatro semanas. 

Además, los científicos de hoy tienen una mejor idea de cómo medir la letalidad del COVID-19 y los números son alarmantes. Utilizando un cálculo más sofisticado llamado tasa de incidencia por infección, junto con los datos de los últimos meses, las últimas mejores estimaciones muestran que el COVID-19 es de 50 a 100 veces más letal que la gripe estacional, en promedio.

Esto significa que los EE. UU. y otros países que experimentan aumentos repentinos de casos deben prepararse para un verano y un otoño muy letales si las tácticas no cambian.

"No es necesario hacer muchos cálculos para saber que 128.000 muertes son un número extremo de personas", dice el epidemiólogo de la Universidad de Wollongong y el jefe de salud autodescrito Gideon Meyerowitz-Katz, citando el número actual de muertes en los EE.UU

Cómo medir la letalidad del COVID-19

La pregunta es, ¿qué tan mal se pondrán las cosas? Al principio del brote, muchas personas confiaron en lo que se conoce como la tasa de letalidad: la cantidad de muertes por COVID-19 dividida por la cantidad de casos confirmados. Pero este método se volvió algo obsoleto una vez que quedó claro que muchas personas pueden contraer el coronavirus y nunca mostrar ningún síntoma, por lo que no se cuentan como casos confirmados.

Ahora, después de meses de estudiar el flujo y el reflujo de la pandemia en todo el mundo, los científicos están recurriendo a una métrica similar pero más completa: la tasa de incidencia por infección. Esta herramienta estadística utiliza datos sobre infecciones conocidas, incluidas las mejores estimaciones de los casos no diagnosticados y asintomáticos, para poner cifras sobre la probabilidad de que una persona infectada muera por la enfermedad. Este tipo de cálculo se realiza todos los años para la influenza estacional.

Los científicos pueden usar dos estrategias para estimar la tasa de incidencia por infección, explica Meyerowitz-Katz. Pueden estimar la cantidad de infecciones utilizando estudios serológicos, que evalúan a las personas para detectar anticuerpos contra el coronavirus. Estas pruebas pueden revelar si una persona ha sido infectada incluso si no presentan síntomas. O bien, los investigadores pueden usar métodos estadísticos para inferir el número total de infecciones en función de lo que se sabe sobre el número de casos confirmados y las estimaciones de las infecciones asintomáticas.

El personal médico que usa EPP completo empuja una camilla con un paciente fallecido a un automóvil fuera de la unidad de cuidados intensivos de COVID-19 en el United Memorial Medical Center el 30 de junio del 2020 en Houston, Texas. Los casos y las hospitalizaciones de COVID-19 se han disparado desde que reabrió Texas, llevando a las salas de cuidados intensivos a su capacidad total y generando preocupaciones sobre un aumento de muertes a medida que el virus se propaga.

Fotografía de Go Nakamura, Getty Images

"Los estudios de serología generalmente producen estimaciones más bajas de las tasas de incidencia por infección, y los modelos estadísticos tienden a ser más altos", dice Meyerowitz-Katz.

Utilizando un modelo estadístico, los epidemiólogos de la Universidad de Columbia estimaron la tasa de incidencia por infección para la ciudad de Nueva York basándose en su brote masivo del 1 de marzo al 16 de mayo. Sus resultados, publicados en línea como una preimpresión no revisada por pares el 29 de junio, muestran que el coronavirus puede ser aún más mortal de lo que se pensaba. Según sus datos, la tasa de incidencia por infección con COVID-19 es 1.46 por ciento, o el doble que las estimaciones anteriores (y es mucho más alta que la tasa desinformada que se comparte ampliamente en las redes sociales). Este riesgo varía según la edad y los mayores de 75 años tienen la tasa de incidencia por infección más alta, con un 13.83 por ciento.

En un análisis informal publicado en Medium, Meyerowitz-Katz comparó las tasas de incidencia por infección por influenza con varias calculadas en todo el mundo hasta ahora para el COVID-19. Al igual que el COVID-19, la gripe también tiene una gran cantidad de infecciones leves y asintomáticas. Estos casos no se tienen en cuenta en la mayoría de los cálculos de la gravedad de la influenza realizados por los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.), que se basan en las hospitalizaciones. Para la gripe, los médicos y los hospitales están menos preocupados por los casos leves que no requieren de un tratamiento importante.

Utilizando los estudios que han calculado las tasas de incidencia por infección para la gripe estacional, Meyerowitz-Katz determinó que entre 1 y 10 personas mueren por cada 100.000 infectadas. Para el COVID-19, ese número oscila entre 500 y 1.000 muertes cada 100.000 infecciones. Según sus cálculos, es probable que el coronavirus sea de 50 a 100 veces más mortal que la gripe estacional, lo que respalda los descubrimientos de la Universidad de Columbia.

En cierto modo, estas cifras son académicas, apunta Meyerowitz-Katz. Con todo, son datos valiosos para comunicar la situación a un público que tiene dificultades con las normas de distanciamiento social.

Retrasos por trámites burocráticos

Parte del problema con la comunicación de la verdadera tasa de incidencia es que las muertes por COVID-19 han sido especialmente difíciles de rastrear de manera oportuna. Registrar que ha ocurrido una muerte y determinar su causa son dos funciones básicas de la salud pública. Incluso en situaciones menos caóticas y de movimiento más lento que el COVID-19, los funcionarios estatales pueden tardar varios días en recibir la notificación de una muerte. Luego, los estados envían sus datos al Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC, donde se registra la muerte y su causa.

Debido a la importancia de la pandemia de COVID-19, los CDC han agregado un paso adicional en el que la agencia usa humanos en lugar de computadoras para verificar la información en el certificado de defunción antes de que lo agreguen formalmente a su cuenta. Aunque los CDC se han vuelto mucho más rápidos en la realización de esta tarea desde marzo, todavía lleva alrededor de una semana registrar formalmente una muerte por coronavirus, dice Kirk Bol, gerente del Programa de Estadísticas Vitales del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado.

Esta demora burocrática existe además de los procesos biológicos naturales de la enfermedad, dice Jennifer Nuzzo, epidemióloga del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud. Si alguien está infectado con el coronavirus hoy, generalmente no comenzará a presentar síntomas durante cuatro o cinco días, en promedio, pero podría tomar hasta dos semanas.

Un análisis de los CDC descubrió que la dificultad respiratoria severa comenzó entre cinco y ocho días después del inicio de los síntomas y el ingreso a la UCI ocurrió de 10 a 12 días después de que se enfermaran por primera vez. Los pacientes de COVID-19 del estado de California y Washington fueron hospitalizados en un promedio de 12.7 días antes de morir. Podría llevar más de un mes pasar de la infección a la muerte. 

¿Y los jóvenes?

Además, la edad tiene que ver con el retraso de la muerte. Los más jóvenes, menores de 35 años, se están infectando ahora en comparación con los últimos meses de la pandemia y estas personas tienen menos probabilidades de morir que sus contrapartes de edad avanzada. Lo que le preocupa a la epidemióloga de la Universidad del Sur de Florida, Jill Roberts, no es solo el creciente número de infecciones en los jóvenes, sino también el hecho de que es probable que transmitan el virus a sus contactos mayores y más vulnerables.

En una encuesta realizada el 19 de junio a 4.042 adultos, los CDC descubrieron que el 43,1 por ciento de las personas de entre 18 y 29 años dijeron que se sentirían seguros si se levantaran las órdenes de distanciamiento social, en comparación con el 19,2 por ciento de los mayores de 65 años. Roberts y Nuzzo también señalan que los trabajadores de la industria de la hostelería tradicionalmente han sido más jóvenes y a medida que esas empresas se han reabierto es factible que los trabajadores ya no puedan aislarse.

El virus de la gripe
El virus de la influenza es una pesadilla recurrente, que mata a miles de personas cada año. Aprende cómo el virus ataca a su huésped, por qué es casi imposible de erradicar y qué están haciendo los científicos para combatirlo.

“Tenemos que apuntar a estos jóvenes. Ellos son los que se están moviendo. Ellos son los que están propagando la enfermedad ", dice Roberts.

Aunque las personas más jóvenes continúan teniendo un menor riesgo de morir por coronavirus, muchos requerirán hospitalización en un momento en que estas instalaciones ya están abrumadas con sus contrapartes mayores. En marzo, los adultos menores de 50 años representaban una cuarta parte de todas las hospitalizaciones en los Estados Unidos, pero esta proporción aumentó en un 10 por ciento desde principios de mayo, cuando comenzaron las reaperturas.

"Pero mientras más personas necesiten camas de hospital, más difícil será brindar atención de calidad", dice Nuzzo. "Y todos los trabajadores clínicos han estado trabajando sin parar durante mucho tiempo".

Por lo tanto, la última ejecución en los centros médicos puede aumentar potencialmente las tasas de incidencia para todos los grupos de edad. Todo esto significa, dice Scott de UT Austin, es que es probable que solo sea cuestión de tiempo hasta que la tasa de incidencia comience a aumentar rápidamente.

Seguir leyendo