Lo que necesitas saber sobre las mascarillas y respiradores caseros

Esto es lo que dicen los científicos y los trabajadores de la salud sobre la fabricación de equipos de protección y suministros médicos caseros en medio de la pandemia de coronavirus

jueves, 16 de abril de 2020,
Por Emily Sohn
Tailor Elase Wong se encuentra haciendo mascarillas de material estampado en una tienda en Hong Kong ...

Tailor Elase Wong se encuentra haciendo mascarillas de material estampado en una tienda en Hong Kong el 20 de febrero del 2020. Ante la escasez en medio de un brote de virus, los residentes de Hong Kong han comenzado a fabricar sus propias máscaras faciales. Están produciendo protectores faciales desde las fábricas profesionales hasta las costureras en máquinas de coser.

Fotografía de ISAAC LAWRENCE, AFP VIA GETTY IMAGES

En cinco minutos, Brianna Slatnick puede enseñarle al personal del hospital cómo fabricar un protector facial con filtro de aire similar a los respiradores N95 que son ampliamente recomendados para mitigar la propagación del coronavirus. Fabricado con piezas simples que cuestan menos de tres dólares y que son comunes en los hospitales, la versión que ella y sus colegas crearon no parece hecha en fábrica, pero estiman que funciona.

Un video viral de la técnica, desarrollada en el Boston Children's Hospital, muestra a Slatnick, un compañero de innovación quirúrgica y residente de cirugía general, mientras coloca una máscara de anestesia con un filtro básico, correas elásticas y se lleva el aparato a la cara. El invento no ha sido aprobado por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH), la agencia federal encargada de la supervisión de la seguridad en el lugar de trabajo, y el Boston Children's Hospital aún no está utilizando el dispositivo con los pacientes porque todavía cuenta con los suministros estándar.

A medida que se acelera la propagación global de COVID-19, este tipo de respuesta casera a la escasez de equipos de protección personal (EPP) se está volviendo cada vez más común, con investigadores médicos, empresas y ciudadanos-científicos que diseñan sus propias máscaras faciales, respiradores y ventiladores.

"Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) anuncian medidas adicionales que los estadounidenses pueden tener en cuenta para defenderse contra la transmisión del virus", dijo el presidente Donald Trump en una conferencia de prensa realizada en la Casa Blanca el 3 de abril, citando investigaciones recientes sobre casos asintomáticos. "A la luz de estos estudios, los CDC están recomendando el uso de máscaras de tela no médicas como una medida adicional voluntaria de salud pública".

¿Pero son seguros los dispositivos caseros? Hasta ahora, la prueba es escasa y mixta, y aunque algunas ideas son prometedoras, existe cierta preocupación de que las medidas provisionales puedan empeorar las cosas. Un estudio publicado el 2 de abril en The Lancet concluyó que el coronavirus podría sobrevivir en la superficie de la tela durante al menos un día y en las máscaras quirúrgicas hasta siete días. Y el 7 de abril, la Organización Mundial de la Salud dijo que actualmente no hay pruebas de que el uso de algún tipo de máscara pueda evitar que las personas sanas de sus comunidades contraigan una infección respiratoria, incluida la COVID-19.

"Lo último que desea es que los trabajadores de la salud tengan una falsa sensación de protección e [inadvertidamente] realicen un procedimiento arriesgado en un paciente", dice Christopher Friese, profesor de enfermería y salud pública en la Universidad de Michigan, Ann Arbor.

Esto es lo que sabemos sobre el equipo de bricolaje propuesto abiertamente y cómo los expertos de la salud están adoptando la tendencia en un momento de extrema necesidad.

Fabricando tapabocas

Internet está lleno de instrucciones para fabricar mascarillas quirúrgicas de bricolaje y artículos con los mejores patrones y con los mejores materiales para usar, pero la opinión médica sobre las máscaras caseras es mixta.

En un estudio llevado a cabo en el 2013, los investigadores en el Reino Unido probaron una variedad de materiales cotidianos como filtros para máscaras quirúrgicas, incluidas las camisetas de algodón, los paños de cocina, las fundas de almohadas y las bolsas de las aspiradoras. Si bien las máscaras improvisadas fueron mejores que nada, ninguno de los materiales funcionó tan bien como una máscara quirúrgica comercial, que filtró tres veces más partículas en una cámara de prueba y bloqueó el doble de gotas ante una prueba de tos. (Las gotitas respiratorias son la forma principal en que se propagan las enfermedades como la COVID-19).

Sin embargo, las versiones caseras impidieron el paso de algunos microbios, lo que sugiere que las mascarillas improvisadas eran mejores que nada, dice la coautora del estudio Anna Davies, facilitadora de investigación en la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y ex microbióloga de salud pública.

El desinfectante para manos casero puede ser efectivo siempre que las instalaciones esterilicen sus equipos y utilicen materiales de buena calidad. Aquí, Abby Gruppuso, jefe de operaciones y Peter Cornillie, director de destilación de Better Man Distilling Company, vierten los productos químicos utilizados para fabricar desinfectante para manos el 1 de abril del 2020 en Patchogue, Nueva York. La destilería ha cambiado su producción de bebidas para fabricar desinfectante para manos en respuesta a la crisis del coronavirus. El desinfectante para manos se distribuirá a los municipios como el Departamento de Policía de Nueva York, el Servicio Postal de los Estados Unidos, National Grid, la Ambulancia de Voluntarios de Patchogue y el Departamento de Bomberos de Patchogue, pero no será para uso público en este momento.

Fotografía de Al Bello, Getty Images

Un estudio separado realizado en el año 2015, presenta dudas adicionales sobre las mascarillas caseras. En un ensayo aleatorio en Vietnam, los trabajadores de la salud que usaban mascarillas de tela contrajeron más infecciones respiratorias y enfermedades similares a la gripe que sus colegas que usaban mascarillas quirúrgicas. Las pruebas de laboratorio mostraron que el 97 por ciento de las partículas atravesaron las máscaras de tela, en comparación con el 44 por ciento que utilizaron las máscaras quirúrgicas. Una advertencia: Este estudio no comparó el uso de máscaras de tela con ninguna máscara, por lo que las infecciones adicionales podrían estar vinculadas con la reutilización continua de las máscaras de tela.

Sin embargo, incluso si las máscaras de tela no son perfectas, teóricamente podrían retrasar la propagación de una enfermedad al evitar que el virus escape de la nariz y de la boca de las personas, dice Davies. Un pequeño estudio publicado el 2 de abril en Nature Medicine muestra que las máscaras quirúrgicas que usan las personas enfermas pueden bloquear la propagación del coronavirus, ya sea a través de gotas respiratorias o de partículas en el aire.

En cualquier caso, Davies escribió en un resumen reciente de los descubrimientos de su equipo que el distanciamiento social, el lavado de manos y evitar tocarse la cara son, sin duda, las formas más efectivas para proteger a la sociedad, y agregó que las máscaras deberían ser el último recurso destinado a prevenir "un riesgo inevitable de exposición". 

Replicando respiradores

Recomendados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., los respiradores N95 (que filtran al menos el 95 por ciento de las partículas en el aire), se consideran la mejor línea de protección facial para los trabajadores de la salud que tratan a los pacientes con COVID-19. Un problema: deben descartarse después de un solo uso. Entonces, algunas personas están tratando de encontrar la manera de limpiar sus respiradores.

En la Universidad de Duke, los investigadores han desarrollado un procedimiento de descontaminación con peróxido de hidrógeno. La Universidad de Nebraska creó un protocolo similar con luz ultravioleta. Pero no todos los investigadores se centran en la limpieza; algunos son conducidos a la invención.

En marzo, un grupo de más de una docena de cirujanos, estudiantes de medicina y residentes, terapeutas respiratorios y otros participaron en una reunión de COVID-19 en el Boston Children's Hospital. Después de discutir ideas por videoconferencia, se reunieron en una sala grande, perfecta para cumplir con el distanciamiento social, y trabajaron durante 10 horas con tijeras, pegamento de goma, sellador de silicona, elásticos, filtros de café, mascarillas de anestesia y filtros médicos para crear un nuevo ventilador para la pandemia.

Al final del día, lograron un prototipo funcional para el respirador de bricolaje que aparece en el video del equipo, que Slatnick narra. (Y ya han hecho una segunda versión). Las pruebas preliminares de 11 personas sanas que siguieron las instrucciones para fabricar sus propios respiradores indican que los usuarios tenían niveles de oxígeno, frecuencia cardíaca y respiración estable después de usar la máscara durante 20 minutos.

Los desafíos de la ingeniería están presentes. El respirador debe ser duradero, debe ajustarse bien y ser capaz de filtrar las partículas. Aún así, el diseño de Boston Children's parece estar ganando impulso. "Hemos recibido fotos de todo el mundo de personas que utilizan el dispositivo", dice Slatnick. "Existe una grave escasez de profilaxis postexposición (EPP) en muchas instituciones, y el hecho de que los médicos se comuniquen con nosotros para considerar el uso de un dispositivo que no está aprobado por NIOSH habla del hecho de que están muy preocupados".

Inventar nuevos ventiladores

La escasez de ventiladores está generando preocupaciones sobre la capacidad de los hospitales de EE. UU. para tratar las sobretensiones de los pacientes con COVID-19. Según una estimación, Estados Unidos cuenta con aproximadamente 160.000 ventiladores, no lo suficiente como para cubrir la necesidad proyectada, como también lo predijeron los estudios anteriores que identificaron debilidades críticas en las cadenas de suministro médico. Una técnica experimental para usar un ventilador en múltiples pacientes recibió atención, y muchas críticas de los especialistas médicos, cuando algunos hospitales de la ciudad de Nueva York adoptaron recientemente la práctica riesgosa.

Los ventiladores tienen una gran demanda, y el ingeniero mecánico y profesor de anestesiología de la Universidad de Florida, Samsun Lampotang, está respondiendo con una tubería de PVC, con una válvula de rociadores que se usa para regar el césped y con tableros de computadoras. Basado en planos de código abierto y construido con la ayuda de su grupo de investigación, que previamente había diseñado ventiladores tradicionales, el respirador improvisado de Lampotang está a punto de completarse.

Su objetivo es diseñar un ventilador confiable de bricolaje que pueda ensamblarse con los hardware y con los software básicos en menos de cinco horas y por tan solo 250 dólares. Esto sería significativamente más rápido y más barato de lo que se necesitará para que las empresas que no sean de atención médica, como General Motors, aumenten la producción de ventiladores tradicionales, según lo indicado por la Casa Blanca.

Una vez que el dispositivo esté construido, debe probarse con pulmones artificiales sin parar durante tres semanas, la cantidad máxima de tiempo que un paciente podría necesitarlo, antes de que el equipo lo considere listo para el uso humano. Los primeros informes son prometedores, dice Lampotang, y ya está respondiendo numerosas solicitudes de médicos.

Pero, ¿qué sucede si el diseño aún se está probando cuando los hospitales en los lugares como Nueva York se quedan sin ventiladores? ¿Utilizan de todos modos la versión de Lampotang? "Aquí es donde aparece el dilema ético", dice. "Desafortunadamente, nos estamos quedando sin tiempo.

Seguir leyendo