La contaminación favoreció la propagación de la COVID-19 pero el aislamiento social está despejando el aire

Incluso antes del coronavirus, la contaminación del aire arrasó con la vida de siete millones de personas por año. ¿El aire más limpio de hoy nos inspirará a hacerlo mejor?

miércoles, 15 de abril de 2020,
Por Beth Gardiner
El humo de la planta de calefacción urbana se eleva por encima de las nubes cerca ...

El humo de la planta de calefacción urbana se eleva por encima de las nubes cerca de una torre de observación de 110 metros en Grenoble, Francia.

Fotografía de Francois HENRY, REA/Redux

A medida que el nuevo coronavirus se propaga en todo el mundo, están explotando nuestras mayores debilidades, desde los frágiles sistemas de atención médica hasta la extrema desigualdad social. Sin embargo, su relación con un problema generalizado y descuidado es algo más complejo: la contaminación del aire ha intensificado la pandemia, pero la pandemia ha limpiado temporalmente los cielos.

Cuando surgieron nuevas pruebas esta semana de que el aire sucio hace que la COVID-19 sea más letal, no le sorprendió a nadie que haya seguido la ciencia de la contaminación del aire, pero la magnitud del efecto fue sorprendente. El estudio, que aún debe someterse a una revisión por pares para su publicación, descubrió que las pequeñas partículas contaminantes conocidas como PM2.5, que se respiraron durante muchos años, aumentan considerablemente las posibilidades de morir por el virus.

Los investigadores del TH de la Universidad de Harvard, La Escuela de Salud Pública de Chan, analizaron los datos sobre los niveles de PM2.5 y las muertes por COVID-19 de aproximadamente 3.000 condados de EE. UU. que cubren el 98 por ciento de la población de EE. UU. Los condados que promediaron solo un microgramo por metro cúbico más PM2.5 en el aire tuvieron una tasa de mortalidad por COVID-19 que fue un 15 por ciento más alta.

"Si está padeciendo de COVID-19, y ha estado respirando aire contaminado, realmente está quemando combustible", dijo Francesca Dominici, profesora de bioestadística de Harvard y autora principal del estudio.

Esto se debe a que las partículas finas se penetran profundamente en el cuerpo, lo que promueve la hipertensión, las enfermedades cardíacas, los problemas respiratorios y la diabetes, lo que aumenta las complicaciones en los pacientes con coronavirus. Las partículas también debilitan el sistema inmunitario y estimulan la inflamación en los pulmones y en las vías respiratorias, lo que aumenta el riesgo de contraer COVID-19 y de padecer de síntomas graves.

Dominici y sus colegas ilustraron el impacto con un ejemplo específico: Manhattan es el epicentro actual de la pandemia, donde los promedios de PM2.5 alcanzan hasta 11 microgramos por metro cúbico  y donde se reportaron 1.904 muertes por COVID-19 al 4 de abril. Según los investigadores, si los niveles de partículas hubieran promediado solo una unidad más en las últimas dos décadas, 248 personas menos habrían muerto en las últimas semanas. Y, por supuesto, el peaje ha aumentado desde el 4 de abril.

Pero aunque la contaminación inhalada en el pasado todavía está causando daños hoy, la experiencia temporal de un aire más limpio provocado por los cierres generalizados puede ofrecer lecciones para el tipo de mundo que queremos construir después que pase la pandemia.

Un solo autobús pasa por una autopista generalmente concurrida en las afueras de Nueva Delhi, India, el 5 de abril, después de que el gobierno indio ordenó un cierre de tres semanas para frenar la propagación de la pandemia COVID-19.

Fotografía de Nasir Kachroo, NurPhoto/Getty Images

Las personas que están tan acostumbradas a la contaminación y que apenas piensan en ella pueden darse cuenta: "En realidad, realmente disfruto bastante del aire puro: ¿Crees que podríamos conseguirlo o conservarlo?" dice Simon Birkett, fundador y director de Clean Air en Londres, una organización de defensa. "Existe la posibilidad de que la gente realmente pare, respire profundamente" y reflexione sobre preguntas como "¿Cómo estuvo su asma durante este período?"

Si bien la interrupción de la vida normal y la actividad económica no es idea de nadie como una buena manera de reducir la contaminación, el breve respiro podría, según Birkett, convertir este tiempo oscuro en "un catalizador o un punto de inflexión, lo que podría llegar a cuestionarnos y decir "Aire limpio: hay algo especial en ello".

Cielos pandémicos más limpios

Desde la provincia china de Hubei hasta el norte industrial de Italia y más allá, los niveles de contaminación han disminuído a medida que los bloqueos destinados a frenar la propagación viral han cerrado negocios y ha dejado a miles de millones de personas en sus hogares. En India, donde la contaminación del aire se encuentra entre las peores del mundo, "las personas informan haber visto el Himalaya por primera vez desde donde viven", dijo Lauri Myllyvirta, analista principal del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio con sede en Helsinki en un correo electrónico.

Los cierres impuestos rápidamente por India han sido devastadores, dejando a cientos de miles de trabajadores migrantes sin hogar ni trabajo. Pero en Delhi, donde el aire normalmente sofoca, los niveles de PM2.5 y el dañino dióxido de nitrógeno gaseoso disminuyeron más del 70 por ciento.

Los descensos seguramente serán solo temporales. Lograr alcanzar un aire más saludable a largo plazo, dijo Myllyvirta, significa cambiar a energía limpia y transporte, "no ordenar a las personas que se queden en sus hogares a un costo económico drástico". Pero los cielos más limpios pandémicos muestran cuán rápido podemos reducir la contaminación cuando reducimos nuestra quema de combustibles fósiles.

Las vistas antes y después de una vía pública en la ciudad de Ahvaz, Irán, muestran los efectos sobre la contaminación del aire impuesto por el gobierno iraní para luchar contra la COVID-19.

Fotografía de Seyed Madyar Shojaeifar, Redux

El aire más limpio también es un recordatorio de lo mortal que es la contaminación del aire. La Organización Mundial de la Salud dice que el aire sucio, tanto en interiores como en exteriores, arrasa con siete millones de vidas al año en todo el mundo.

En los Estados Unidos, décadas de regulación han llevado a una calidad del aire que es mucho mejor que en la mayoría de las partes del mundo. En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, los niveles de PM2.5 en realidad disminuyeron un 30 por ciento entre el 2009 y el 2017, lo que presumiblemente ha salvado muchas vidas durante la pandemia actual. Sin embargo, la contaminación del aire todavía mata a más de 100.000 estadounidenses cada año.

La constatación de que la COVID-19 puede igualar o incluso superar esa cifra ha aterrorizado a los estadounidenses. Pero los efectos letales de la contaminación del aire apenas se discuten, y los activistas y científicos esperan que eso pueda cambiar.

Contaminación y COVID-19

Incluso antes del nuevo estudio de Harvard, los científicos estaban convencidos de que la contaminación del aire probablemente empeoraba el impacto de la COVID-19, además del amplio daño a la salud que causa por sí solo. Un estudio llevado a cabo en el año 2003 sobre el brote de SARS, el pariente más cercano del nuevo coronavirus, descubrió que las tasas de mortalidad en las áreas más contaminadas de China eran dos veces más altas que en las menos contaminadas.

"Se podría apostar cinco dólares a que Londres y otros lugares más contaminados tendrán mayores tasas de mortalidad [por el virus], porque habrá más personas con problemas subyacentes", dijo Birkett. Los científicos también creen que los virus pueden unirse con partículas de contaminación, lo que les permite permanecer en el aire por más tiempo y ayudarlos a llegar al cuerpo.

La otra cara es que incluso el aire más limpio temporalmente puede ayudar a "aplanar la curva" de la pandemia, aliviando la carga sobre los sistemas de atención médica al reducir el número de personas que experimentan síntomas graves de COVID-19, dijo Christopher Carlsten, jefe de medicina respiratoria en la Escuela de Población y Salud Pública de la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver.

Un cielo pandémico más limpio también debería reducir otras presiones sobre los hospitales que luchan con los casos de COVID-19, dijo Carlsten. Además de los efectos acumulativos de respirar aire sucio durante años, una gran cantidad de pruebas muestra que los cambios a corto plazo en la calidad del aire tienen un impacto inmediato en los ataques cardíacos, en los derrames cerebrales y en las visitas a la sala de emergencias. Todo aumenta cuando aumenta la contaminación.

Las autoridades de British Columbia tenían esa esperanza en mente cuando emitieron restricciones sobre los incendios que los agricultores generalmente realizan al comienzo de la primavera para eliminar el viejo crecimiento de los campos. Una región en British Columbia incluso prohibió las fogatas. El humo de la madera es espeso con partículas PM2.5.

En China, la disminución de la contaminación resultante de los cierres por coronavirus probablemente salvaron entre 53.000 y 77.000 vidas, muchas veces más que el costo directo del virus, según los cálculos realizados por Marshall Burke, un científico del sistema de la Tierra en la Universidad de Stanford. Eso puede sonar sorprendente, pero no debería ser, dijo, dado que la contaminación del aire causa más de 1,2 millones de muertes anuales en China. De hecho, un estudio realizado en el año 2016 descubrió que las medidas agresivas de China para limpiar el aire dentro y alrededor de Beijing para los Juegos Olímpicos del 2008 habían llevado a una disminución temporal del 8 por ciento en la tasa de mortalidad general.

Burke enfatizó que al estimar el beneficio del aire menos contaminado de China, de ninguna manera minimiza el costo o el horror de la pandemia. Pero "estas otras cosas que hacemos, que podemos cambiar, también son importantes", dijo. "Las vidas que perdemos en ausencia de una pandemia también son muy importantes, y son vidas que no debemos perder".

 

“Al igual que las partículas finas conocidas como PM2.5, el dióxido de nitrógeno (NO2) se emite al quemar combustibles fósiles, principalmente por la industria, por los vehículos y por las calderas domésticas. ”

Por: National Geographic

Después de la pandemia, ¿qué?

No hay duda de que la limpieza del aire impulsada por una pandemia será de corta duración, con emisiones que seguramente regresarán, si no superan, a sus niveles habituales cada vez que las fábricas comiencen de nuevo y la gente vuelva a utilizar a sus vehículos.

Eso ya está sucediendo en China, donde la contaminación ha regresado a su rango anterior al coronavirus, dijo Myllyvirta, a pesar de que algunas industrias aún no están completamente operativas, un indicio preocupante de que la calidad del aire podría terminar peor que antes, agregó.

Ese es un gran peligro también en cualquier parte. Cuando la pandemia finalmente se calme, las industrias contaminantes pueden llegar a querer recuperar el tiempo perdido con una producción aún mayor, dijo François Gemenne, politólogo e investigador ambiental de la Universidad de Lieja, Bélgica. Si el virus hace que las personas le tengan miedo al transporte público, también podría aumentar el uso de vehículos particulares.

Además, "muchos gobiernos se sentirán inclinados a reiniciar su industria de combustibles fósiles, porque esa es la industria que estará disponible de inmediato", dijo Gemenne. Con la recesión inminente y los mercados crediticios sufriendo un golpe, los analistas dicen que la inversión en energía eólica y solar probablemente disminuirá.

Los problemas económicos a menudo llevan a los gobiernos a aflojar las regulaciones de protección de la salud. En los Estados Unidos, la Agencia de Protección Ambiental ha citado la pandemia como justificación para tomar la decisión de suspender la aplicación de las normas de contaminación. La administración de Trump también está revocando los ambiciosos estándares de millaje de automóviles de la era Obama, y también está desarrollando otras normas.

En medio de una emergencia de salud, es exactamente el movimiento equivocado, dijo Susan Anenberg, profesora asociada de salud ambiental en la Universidad George Washington. Por el contrario, argumentó, “es el momento de considerar si el status quo que teníamos antes de este desastre es el que queremos continuar teniendo. No necesitamos tolerar este nivel de contaminación del aire"

Seguir leyendo