Estas condiciones subyacentes hacen que el coronavirus sea más severo

Una amplia gama de personas está en riesgo, incluidas aquellas con presión arterial alta y diabetes. Así es como se pueden preparar.martes, 10 de marzo de 2020

La presión arterial alta, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares son tan comunes que todos los que leen estas palabras probablemente conozcan a alguien con al menos una de estas enfermedades.

También son las "condiciones subyacentes" más asociadas con los casos graves de COVID-19, según los primeros perfiles clínicos de la enfermedad. Aunque el 80 por ciento de los casos de COVID-19 son leves, estos informes revelan que el nuevo coronavirus puede poner en peligro a otras personas además de los ancianos y de los enfermos.

La idea de que el virus solo representa una amenaza para las personas mayores proviene de centrarse demasiado en la tasa de mortalidad de COVID-19, que la Organización Mundial de la Salud actualizó el miércoles pasado al 3,4 por ciento. Esta tasa es un promedio entre las edades, y las posibilidades de morir aumentan entre las personas mayores.

Pero la evidencia también muestra que el COVID-19 es más mortal en todos los grupos de edad que la influenza estacional, con tasas de mortalidad de seis a 10 veces más altas para los menores de 50 años. Además, la muerte no es el único peligro, y los casos graves de COVID-19 son más comunes entre los adultos jóvenes de lo que piensas.

Un estudio publicado el 28 de febrero en el New England Journal of Medicine, por ejemplo, examinó el desglose por edad de 1.099 pacientes con coronavirus. La mayoría de los casos no graves, el 60 por ciento, son adolescentes y adultos entre 15 y 49 años, lo que podría sugerir que este grupo se libra de lo peor del virus.

En verdad, los casos severos fueron un poco más abundantes entre este grupo demográfico más joven. De los 163 casos graves reportados en el estudio, el 41 por ciento eran adultos jóvenes, el 31 por ciento tenía entre 50 y 64 años, y el 27 por ciento tenía más de 65 años. El único grupo de edad no afectado por el COVID-19 grave parecía ser niños menores de 14 años.

La generación del milenio y Gen Z también tienen la misma probabilidad de contraer el coronavirus que los grupos de mayor edad, según el perfil más grande hasta la fecha en COVID-19, un informe clínico de más de 72.000 pacientes publicado el 21 de febrero por el Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades. Entonces, en lugar de depender de la edad para determinar quién se encuentra más amenazado por el COVID-19, los médicos dicen que es posible que se desee ver las condiciones subyacentes comunes y cómo se corresponden con las tasas de mortalidad informadas por los CDC chinos. Hacerlo puede ofrecer pistas sobre cómo protegerte a ti y a tus seres queridos.

“La tasa de mortalidad por este brote es alta. No deberíamos clasificarlo por joven o senior ”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, durante una sesión informativa el lunes . "No podemos decir que nos importan millones cuando no nos importa un individuo que pueda ser senior o junior... Cada vida individual importa".

Complicaciones cardiovasculares

El nuevo coronavirus desgarra los pulmones, pero la afección subyacente más relacionada con los peores resultados de COVID-19 son las afecciones del corazón.

Casi la mitad de los adultos que viven en los Estados Unidos tienen presión arterial alta. Del mismo modo, la diabetes es un nombre familiar, con uno de cada 10 estadounidenses: 34,2 millones en todas las edades, lidiando con el trastorno metabólico. Ambos pueden influir en la enfermedad cardiovascular, un amplio espectro de trastornos que matan a una persona aproximadamente cada 37 segundos en los Estados Unidos.

Aunque la influencia específica del COVID-19 en el sistema cardiovascular sigue sin estar clara, el Colegio Americano de Cardiología afirma que "ha habido informes de lesiones cardíacas agudas, arritmias, hipotensión, taquicardia y una alta proporción de enfermedades cardiovasculares concomitantes en individuos infectados, particularmente aquellos que requieren cuidados más intensivos". Un estudio de 150 pacientes de Wuhan, China, el epicentro del brote de coronavirus, encontró que los pacientes con enfermedades cardiovasculares tenían riesgo significativamente mayor de muerte cuando están infectados.

Eso se debe a que el corazón y los pulmones están increíblemente interconectados. Inhala y exhala rápidamente, y tu pulso aumenta automáticamente su ritmo. Pero si tu corazón ya está débil o tiene arterias bloqueadas, entonces está trabajando más que una persona normal para hacer circular sangre y el oxígeno por todo el cuerpo.

"Si este nuevo virus ingresa a nuestras comunidades como lo ha hecho, realmente me preocupo por mis pacientes cardíacos", dice Erin Michos, cardióloga y directora de Salud Cardiovascular de la Mujer en Johns Hopkins Medicine en Baltimore. “Durante su existencia cotidiana, su corazón tiene problemas para bombear de manera eficiente, y luego agrega una infección respiratoria grave. Ese es el punto de inflexión".

La arrtimia cardíaca es otra escena en la que el coronavirus refleja lo que sucede con la gripe. La influenza se ha establecido durante mucho tiempo como un propelente para ataques cardíacos y enfermedades cardiovasculares, tanto que algunos médicos se han preguntado si el virus estacional es una causa directa. Un estudio realizado en el año 2018 publicado en el New England Journal of Medicine descubrió que dentro de los siete días posteriores al diagnóstico de gripe, las personas tenían seis veces más probabilidades de sufrir un ataque cardíaco.

"No creo que la comunidad lo aprecie completamente", dice Michos. "Sabemos que los virus pueden desencadenar un ataque cardíaco o un derrame cerebral".

Además, las personas pueden infectarse por más de una enfermedad al mismo tiempo, exacerbando aún más las afecciones cardíacas existentes. En un estudio preliminar de pacientes con coronavirus de Wuhan, el cuatro por ciento de los casos confirmados estaban infectados con un segundo virus, principalmente gripe.

"Si tu sistema inmunológico ya está debilitado porque está luchando contra un patógeno importante, es mucho más susceptible a contraer una infección secundaria", dice Michos.

Por esa razón, ella, los Centros de Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. , y la American Heart Association recomiendan que los pacientes cardíacos tomen precauciones adicionales a medida que crece el brote de coronavirus, que incluye vacunarse contra la gripe y la neumonía bacteriana.

Presión subyacente

Cuando se trata de asuntos del corazón, muchas personas también pueden estar en riesgo de padecer afecciones subyacentes que ni siquiera saben que tienen. Por ejemplo, la presión arterial alta (o hipertensión) contribuye a la aterosclerosis, un proceso mediante el cual en las paredes de los vasos sanguíneos de una persona crecen placas densas hechas de grasas y fibras de tejido. Si una de estas placas se erosiona o se rompe, puede bloquear los vasos sanguíneos y provocar un paro cardíaco o un derrame cerebral.

Michos dice que muchas personas caminan sin darse cuenta que padecen de placas e hipertensión. Los CDC estiman que 108 millones de estadounidenses tienen hipertensión, pero  al menos 11 millones no tienen idea de eso.

Ahí es donde entra en juego la amenaza de infecciones respiratorias como la gripe y el coronavirus. Estas infecciones pueden crear una "tormenta de sangre" de inflamación que se extiende por todo el cuerpo de una persona. (Una vez que tu cuerpo está infectado, esto es lo que hace el coronavirus). Un estudio temprano de pacientes de Wuhan detectó "miocarditis fulminante", un síndrome inusual que deteriora los músculos del corazón.

"Sabemos, especialmente para las personas que no tienen antecedentes de enfermedad cardiovascular, que la inflamación puede desencadenar una ruptura de la placa", dice Michos. La diabetes también puede estimular la aterosclerosis y acelerar estas rupturas de la placa, y las personas con la enfermedad también tienen sistemas inmunes relativamente suprimidos, lo que los hace más vulnerables a las infecciones.

Dado que estamos en medio de la temporada de gripe y la crisis del coronavirus, Michos recomienda que los pacientes cardíacos y los diabéticos se aseguren de tener suficientes medicamentos regulares y que todos verifiquen que su presión arterial esté bajo control.

Plan de acción para el asma

Más allá de la salud cardíaca, el brote de coronavirus tiene serias implicaciones para las personas con enfermedades respiratorias crónicas como la fibrosis quística, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el asma o alergias, así como para las personas que padecen de un daño pulmonar relacionado con fumar. Incluso los casos leves de resfriado o gripe pueden agravar estas condiciones, aumentando las posibilidades de terminar en el hospital.

Una distinción alarmante con el COVID-19 es el largo período de incubación antes de que aparezcan los síntomas, que varía de dos a 14 días. Otro es el retraso de seis semanas y contando la demora de una prueba de coronavirus en Estados Unidos, debido a un error técnico cometido por los CDC. Ambos contribuyen a una situación en la que los miembros del público en general pueden infectarse y contagiarse, pero no tienen conocimiento de su enfermedad. Y un nuevo estudio publicado el lunes en Lancet descubrió que los pacientes con coronavirus eliminan el virus, un indicador de ser contagioso, entre los ocho y los 37 días.

"Aconsejaría que cualquier persona que padezca de una enfermedad respiratoria crónica antes de viajar y que especialmente utilice el transporte público, que se siente y elabore un plan de protección", dice Enid Neptune, neumóloga de Johns Hopkins Medicine. Tal plan podría ser tan simple como aumentar las dosis de medicamentos de rutina o tan minucioso como identificar qué hospitales cercanos emplean especialistas respiratorios.

"Eso también puede significar no ir a ciertas fiestas o reuniones donde realmente no se sabe dónde ha estado la gente o cuál es su estado de salud", dice Neptune. Sobre todo, los pacientes no deben evitar buscar asesoramiento profesional.

"A veces los pacientes sienten que están siendo alarmistas y notifican inapropiadamente a sus médicos", dice Neptune. "Cuando hay una gran cantidad de información errónea en el ámbito público y cuando hay mucho que aún no sabemos sobre el virus, este es el momento de utilizar tus contactos médicos".

Contención del cáncer

Los pacientes con cáncer también están en el grupo que debe preocuparse por las afecciones respiratorias. Las personas que reciben tratamiento intensivo para la leucemia o linfoma, y las que reciben trasplantes de médula ósea, se encuentran entre las más propensas a contraer neumonías, incluidas las versiones virales. Esto se debe a que sus sistemas inmunes a menudo se ven comprometidos como resultado de sus tumores o debido a los tratamientos que reciben.

"Los pacientes que han recibido tratamiento contra el cáncer en el pasado también pueden permanecer inmunológicamente comprometidos a pesar de que parecen haberse recuperado", dice J. Leonard Lichtenfeld, subdirector médico de la Sociedad Estadounidense del Cáncer en Atlanta.

Estos pacientes con cáncer a veces están tan comprometidos que no pueden vacunarse y deben confiar en la protección que ofrece la inmunización en toda la comunidad. Por ahora, la única intervención para pacientes vulnerables con cáncer es el distanciamiento social y mejores prácticas de higiene para sus familiares y trabajadores de la salud.

"Eso es difícil, porque obviamente los pacientes con cáncer se encuentran en diferentes etapas de su enfermedad, y las personas quieren estar con sus seres queridos", dice Lichtenfeld. "Pero todos estamos juntos en esto, y todos debemos tomar las medidas adecuadas para protegernos y proteger a quienes amamos".

¿Los niños están bien?

Al mismo tiempo, todos los datos recopilados hasta el momento sugieren que el COVID-19 es raro y menos grave en los niños. Hasta el 11 de febrero, los CDC chinos registraron 44.600 casos confirmados, pero sólo 400 involucraron a niños menores de 9 años, y ninguno murió. Entonces, ¿esto significa que los niños tienen menos probabilidades de infectarse o que simplemente no se enferman mucho?

"Todos nosotros en el campo creemos que esto último es cierto", dice John Williams, jefe de la división de enfermedades infecciosas pediátricas del Centro médico de la Universidad de Pittsburgh. El rastreo temprano entre contactos cercanos y en hogares ha descubierto que los niños tienen la misma probabilidad de contraer el nuevo coronavirus que los adultos. El bajo número de casos infantiles reportados hasta ahora podría deberse a que las pruebas se concentraron en los hospitales, señala Williams. "Una vez que las pruebas involucren a más pacientes leves, pacientes ambulatorios en clínicas y consultorios médicos, encontrará más adultos y probablemente muchos más niños".

Ver menos niños con COVID-19 grave tiene cierta prioridad entre otros coronavirus y enfermedades infecciosas. Los casos pediátricos ocurrieron durante la epidemia de coronavirus del SARS hace 20 años, pero la mayoría fueron leves. Y aunque la varicela ocasionalmente es fatal para los niños, los adultos no vacunados que contraen la enfermedad tienen muchas más probabilidades de sufrir una neumonía grave y terminar en el hospital.

"Para cualquier enfermedad infecciosa, parte de los síntomas y daños son causados por el germen mismo, mientras que parte es causada por nuestro sistema inmunitario que responde a la infección", dice Williams. "Entonces, la idea es que quizás los niños, debido a que sus sistemas inmunológicos son menos maduros, simplemente no generan tanta respuesta a la infección como los adultos".

A pesar de este beneficio juvenil, el cierre de escuelas visto en todo el mundo está justificado, porque los niños son los principales propagadores de todas las enfermedades respiratorias que se sabe que existen. En los Estados Unidos, aproximadamente el 20 por ciento de los niños estadounidenses se infectan con la gripe cada año, frente al 5 por ciento de los adultos.

"También tenemos muchos niños vulnerables en este país con afecciones crónicas", dice Williams, como receptores de trasplantes, pacientes con quimioterapia contra el cáncer o niños con enfermedades crónicas del corazón y los pulmones. "Todavía no sabemos si esos niños estarán en mayor riesgo de contraer la enfermedad COVID-19 más grave, pero supongo que, en base a otros virus, sí".

Seguir leyendo