Esto es lo que el coronavirus provoca en el cuerpo

Desde tormentas de sangre hasta pulmones en forma de panal, he aquí un vistazo órgano por órgano de cómo el COVID-19 daña a los seres humanos.

Tuesday, February 18, 2020,
Por Amy McKeever
Esta foto tomada el 3 de febrero de 2020 muestra a un médico mirando una tomografía ...
Esta foto tomada el 3 de febrero de 2020 muestra a un médico mirando una tomografía computarizada de pulmón mientras realiza una ronda en una sala de cuarentena en Wuhan, el epicentro del nuevo brote del coronavirus, en la provincia central de Hubei en China. El número de infecciones totales ha superado los 64.000 en todo el mundo al 14 de febrero.
Fotografía de STR/AFP via Getty Images

Mucho se desconoce sobre el nuevo coronavirus que está arrasando China, pero una cosa es segura. La enfermedad puede provocar una tormenta en todo el cuerpo humano.

Tal ha sido la naturaleza de los coronavirus zoonóticos pasados, que saltaron de animales a humanos como el SRAS y el MERS. A diferencia de sus primos causantes de un resfrío común, estos coronavirus emergentes pueden provocar un incendio inducido por el virus en muchos de los órganos de una persona, y la nueva enfermedad, denominada "COVID-19" por la Organización Mundial de la Salud, no es una excepción cuando es severa.

Eso ayuda a explicar por qué la epidemia del COVID-19 ha matado a más de 1.500 personas, superando el número de muertes por SRAS en cuestión de semanas. Si bien la tasa de mortalidad del COVID-19 parece ser una décima parte del SRAS, el nuevo coronavirus se ha propagado más rápido.

Los casos confirmados  aumentaron a más de 60.000 el jueves pasado, casi un salto del 50 por ciento en relación con el día anterior y la cifra ha aumentado a otros 7.200 desde entonces. Este salto refleja un cambio en la forma en que las autoridades chinas están diagnosticando infecciones en lugar de un cambio masivo en el alcance del brote. En lugar de esperar a que los pacientes den positivo por el virus, los diagnósticos  ahora incluyen a cualquiera cuya exploración torácica revele el patrón distintivo de neumonía de COVID-19. Con suerte, este método permitirá a las autoridades aislar y tratar a los pacientes más rápidamente.

Si este brote continúa extendiéndose, no se sabe qué tan dañino podría llegar a ser. Un destacado epidemiólogo de la Universidad de Hong Kong advirtió esta semana que el COVID-19 podría infectar el 60 por ciento del mundo si no se controla. El jueves, la Comisión Nacional de Salud de China dijo que más de 1.700 trabajadores de la salud han contraído y están enfermos con el nuevo virus, y el anuncio se produjo solo un día después de que la  la OMS cierre una cumbre sobre los mejores protocolos para la atención hospitalaria y el desarrollo de terapias, como las vacunas.

Pero, ¿qué le sucede realmente a tu cuerpo cuando está infectado por el coronavirus? La nueva cepa es tan genéticamente similar al SRAS que ha heredado el título de SRAS-CoV-2 . Combinando así las primeras investigaciones sobre el nuevo brote con  las lecciones pasadas del SRAS y MERS pueden proporcionar una respuesta.

Los pulmones: zona de impacto

Para la mayoría de los pacientes, el COVID-19 comienza y termina en sus pulmones, porque al igual que la gripe, los coronavirus son enfermedades respiratorias.

Se propagan normalmente cuando una persona infectada tose o estornuda, rociando gotas que pueden transmitir el virus a cualquier persona que esté en contacto cercano. Los coronavirus también causan síntomas parecidos a la gripe: Los pacientes pueden comenzar con fiebre y tos que progresa a neumonía o peor.

Después del brote del SRAS, la Organización Mundial de la Salud informó que la enfermedad generalmente atacaba los pulmones en tres fases: replicación viral, hiperreactividad inmune y destrucción pulmonar.

No todos los pacientes pasaron por las tres fases; de hecho, sólo el 25 por ciento de los pacientes con SRAS sufrieron de insuficiencia respiratoria, la firma definitoria de los casos graves. Del mismo modo, el COVID-19, según los primeros datos, causa síntomas más leves en aproximadamente el 82 por ciento de los casos, mientras que el resto son graves o críticos.

Mirándolo más profundamente, el nuevo coronavirus parece seguir otros patrones del SRAS, dice el profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland Matthew B. Frieman, que estudia los coronavirus altamente patógenos.

Miembros del personal médico se abrazan en un pabellón de aislamiento en un hospital en Zouping, en la provincia china de Shandong.
Fotografía de STR/AFP via Getty Images

En los primeros días de una infección, el nuevo coronavirus invade rápidamente las células pulmonares humanas. Esas células pulmonares se dividen en dos clases: las que producen moco y las que tienen bastones peludos llamados cilios.

El moco, aunque sea grueso cuando está fuera del cuerpo, ayuda a proteger el tejido pulmonar de los patógenos y asegura que tu órgano respiratorio no se seque. Las células de los cilios se mueven alrededor del moco, limpiando restos como el polen o los virus.

Frieman explica que al SRAS le encantaba infectar y matar las células ciliadas, que luego se desprendieron y llenaron las vías respiratorias de los pacientes con restos y fluidos, e hipotetiza que lo mismo está sucediendo con el nuevo coronavirus. Esto se debe a que los primeros estudios sobre el COVID-19 han demostrado que muchos pacientes desarrollan una neumonía en ambos pulmones, acompañados de síntomas como falta de aire.

Es entonces cuando la fase dos y el sistema inmune se activa. Excitados por la presencia de un invasor viral, nuestros cuerpos se intensifican para combatir la enfermedad al inundar los pulmones con células inmunes para eliminar el daño y reparar el tejido pulmonar.

Cuando funciona correctamente, este proceso inflamatorio está estrictamente regulado y limitado a las áreas infectadas. Pero a veces tu sistema inmunológico se vuelve loco y esas células matan cualquier cosa que se tope en su camino, incluido tu tejido sano.

"Entonces recibes más daños en lugar de menos de la respuesta inmune", dice Frieman. Más restos obstruyen los pulmones y la neumonía empeora. 

Durante la tercera fase, el daño pulmonar continúa desarrollándose, lo que puede provocar insuficiencia respiratoria. Incluso si la muerte no ocurre, algunos pacientes sobreviven padeciendo un daño pulmonar permanente. De acuerdo a la OMS, el SRAS perforó los pulmones, dándoles "una apariencia de panal", y estas lesiones están presentes en los afectados por nuevo coronavirus, también.

Es probable que estos agujeros sean creados por la respuesta hiperactiva del sistema inmune, que crea cicatrices que protegen y endurecen los pulmones.

Cuando eso ocurre, los pacientes a menudo tienen que ponerse ventiladores para ayudarlos a respirar. Mientras tanto, la inflamación también hace que las membranas entre los alvéolos y los vasos sanguíneos sean más permeables, lo que puede llenar los pulmones con líquido y afectar su capacidad de oxigenar la sangre.

"En casos severos, básicamente inunda los pulmones y no puede respirar", dice Frieman. "Así es como muere la gente".

El estómago: un portal compartido

Durante los brotes del SRAS y MERS, casi una cuarta parte de los pacientes tenían diarrea, una característica mucho más significativa de esos coronavirus zoonóticos. Pero Frieman dice que aún no está claro si los síntomas gastrointestinales juegan un papel importante en el último brote, dado que los casos de diarrea y dolor abdominal han sido raros. Pero, ¿por qué un virus respiratorio afecta al intestino?

Cuando cualquier virus ingresa a su cuerpo, busca células humanas con sus puertas favoritas: proteínas en el exterior de las células llamadas receptores. Si el virus encuentra un receptor compatible en una célula, quiere decir que la puede invadir.

El virus de la gripe
El virus de la influenza es una pesadilla recurrente, que mata a miles de personas cada año. Aprende cómo el virus ataca a su huésped, por qué es casi imposible de erradicar y qué están haciendo los científicos para combatirlo.

Algunos virus son exigentes con la puerta que eligen, pero otros son un poco más promiscuos. "Pueden penetrar fácilmente en todo tipo de células", dice Anna Suk-Fong Lok, decana asistente de investigación clínica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan y ex presidenta de la Asociación Americana para el Estudio de Enfermedades del Hígado.

Ambos, tanto el SRAS como el MERS pueden acceder a las células que recubren los intestinos y el colon grande y pequeño, y esas infecciones parecen florecer en el intestino, lo que puede causar el daño o la fuga de líquido que se convierte en diarrea.

Pero Frieman dice que aún no sabemos si el nuevo coronavirus hace lo mismo. Los investigadores creen que el COVID-19 usa el mismo receptor que el SRAS y esta puerta se puede encontrar en los pulmones y en el intestino delgado.

Dos estudios uno en el New England Journal of Medicine y otro en una preimpresión en medRxiv con 1.099 casos, también detectaron el virus en muestras de heces, lo que podría indicar que el virus podría propagarse a través de las heces. Pero esto está lejos de ser concluyente.

"Si ese tipo de transmisión fecal está ocurriendo para este virus de Wuhan, no lo sabemos en absoluto", dice Frieman. "Pero definitivamente parece que está allí en las heces y parece que las personas tienen síntomas gastrointestinales asociados con esto".

Tormenta de sangre

Los coronavirus también pueden causar problemas en otros sistemas del cuerpo, debido a la respuesta inmune hiperactiva que mencionamos anteriormente.

Un estudio realizado en el 2014 mostró que el 92 por ciento de los pacientes con MERS tenían al menos una manifestación del coronavirus fuera de los pulmones. De hecho, se han observado signos de bombardeo en todo el cuerpo con los tres coronavirus zoonóticos: enzimas hepáticas elevadas, recuento más bajo de glóbulos blancos y plaquetas, y presión arterial baja. En algunos casos raros, los pacientes han sufrido una lesión renal aguda y un paro cardíaco.

Pero esto no es necesariamente una señal de que el virus en sí se está extendiendo por todo el cuerpo, dice Angela Rasmussen, viróloga y científica investigadora asociada de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia. Puede ser una tormenta de citoquinas.

Las citocinas son proteínas utilizadas por el sistema inmune como balizas de alarma: reclutan células inmunes en el sitio de la infección. Las células inmunes luego eliminan el tejido infectado en un intento por salvar el resto del cuerpo.

Los seres humanos confían en nuestro sistema inmunológico para mantener la calma cuando se enfrentan a una amenaza. Pero durante una infección causada por las fugas del coronavirus, cuando el sistema inmunitario arroja citoquinas a los pulmones sin ninguna regulación, esta eliminación se convierte en una lucha libre dice Rasmussen: "En lugar de disparar a un objetivo con una pistola, estás usando un lanzador de misiles", dice ella. Ahí es donde surge el problema: Tu cuerpo no sólo se dirige a las células infectadas. También está atacando el tejido sano.

Las implicaciones se extienden fuera de los pulmones. Las tormentas de citoquinas crean inflamación que debilita los vasos sanguíneos en los pulmones y hace que el líquido se filtre a los sacos aéreos. "Básicamente estás sangrando por los vasos sanguíneos", dice Rasmussen. La tormenta se derrama en tu sistema circulatorio y crea problemas sistémicos en múltiples órganos.

A partir de ahí, las cosas pueden empeorar. En algunos de los casos más graves del COVID-19, la respuesta de las citocinas, combinada con una capacidad disminuida para bombear oxígeno al resto del cuerpo, puede provocar una falla multiorgánica. Los científicos no saben exactamente por qué algunos pacientes experimentan complicaciones fuera del pulmón, pero podría estar relacionado con afecciones subyacentes como enfermedades cardíacas o diabetes.

"Incluso si el virus no llega a los riñones, el hígado, el bazo y otras cosas, puede tener claros efectos posteriores en todos esos procesos", dice Frieman. Y ahí es cuando las cosas pueden ponerse serias.

Hígado: daño colateral

Cuando un coronavirus zoonótico se propaga desde el sistema respiratorio, tu hígado a menudo es un órgano que sufre. Los médicos han visto indicios de lesión hepática con el SRAS, MERS y COVID-19, a menudo casos leves, aunque más graves han provocado daños hepáticos graves e incluso insuficiencia hepática. ¿Entonces que esta pasando?

"Una vez que un virus ingresa al torrente sanguíneo, pueden nadar a cualquier parte de tu cuerpo", dice Lok. "El hígado es un órgano muy vascular, por lo que [un coronavirus] puede entrar fácilmente en el hígado".

Tu hígado trabaja bastante duro para asegurarse de que tu cuerpo pueda funcionar correctamente. Su trabajo principal es procesar tu sangre después de que salga del estómago, filtrando las toxinas y creando nutrientes que tu cuerpo puede usar. También produce la bilis que ayuda al intestino delgado a descomponer las grasas. Tu hígado también contiene enzimas, que aceleran las reacciones químicas en el cuerpo.

En un cuerpo normal, explica Lok, las células del hígado mueren constantemente y liberan enzimas en el torrente sanguíneo. Este ingenioso órgano luego regenera rápidamente nuevas células y continúa con su día. Debido a ese proceso de regeneración, el hígado puede soportar muchas lesiones.

Sin embargo, cuando tiene niveles anormalmente altos de enzimas en la sangre, como ha sido una característica común de los pacientes que sufren de SRAS y  MERS: es una señal de advertencia. Podría ser una lesión leve de la que el hígado se recuperará rápidamente o podría ser algo más grave, incluso una insuficiencia hepática.

Lok dice que los científicos no entienden completamente cómo se comportan estos virus respiratorios en el hígado. El virus podría estar infectando directamente el hígado, replicando y matando las células en sí. O esas células pueden ser daños colaterales ya que la respuesta inmune de su cuerpo al virus desencadena una reacción inflamatoria severa en el hígado.

De cualquier manera, ella señala que la insuficiencia hepática nunca fue la única causa de muerte para los pacientes con SRAS. "Para cuando el hígado falla", dice, "a menudo encontrarás que el paciente no sólo tiene problemas pulmonares y hepáticos, sino que también puede tener problemas renales. Para ese entonces se convierte en una infección sistémica ".

Riñón: todo está conectado

Sí, tus riñones también están atrapados en este desastre. El seis por ciento de los pacientes con SRAS, y una cuarta parte de los pacientes con MERS, sufrieron daño renal agudo. Estudios han demostrado que el nuevo coronavirus puede hacer lo mismo. Puede ser una característica relativamente poco común de la enfermedad, pero es fatal. Finalmente, el 91,7 por ciento de los pacientes con SRAS con insuficiencia renal aguda murieron, según un estudio llevado a cabo en el año 2005 en Kidney International.

Al igual que el hígado, tus riñones actúan como un filtro de tu sangre. Cada riñón está lleno de aproximadamente 800.000 unidades de destilación microscópica llamadas nefronas. Estas nefronas tienen dos componentes principales: un filtro para limpiar la sangre y unos pequeños tubos que devuelven las cosas buenas a su cuerpo o envían los desechos a la vejiga como orina.

Son los túbulos renales los que parecen ser los más afectados por estos coronavirus zoonóticos. Después del brote de SRAS, la OMS informó que el virus se encontró en los túbulos renales, que pueden inflamarse.

No es raro detectar un virus en los túbulos si está en el torrente sanguíneo, dice Kar Neng Lai, profesor emérito de la Universidad de Hong Kong y consultor nefrólogo en el Sanatorio y Hospital de Hong Kong. A medida que los riñones filtran sangre continuamente, a veces las células tubulares pueden atrapar el virus y causar una lesión transitoria o más leve.

Esa lesión podría ser letal si el virus penetra en las células y comienza a replicarse. Pero Lai, quien también fue miembro del primer grupo de investigadores que informaron sobre el SRAS y contribuyó al estudio de Kidney International , dice que no había evidencia de que el virus del SRAS se estuviera replicando en el riñón.

Ese descubrimiento, dice Lai, sugiere que la lesión renal aguda en los pacientes con SRAS podría deberse a un conjunto diverso de causas, que incluyen presión arterial baja, sepsis, medicamentos o un trastorno metabólico. Mientras tanto, los casos más graves que condujeron a la insuficiencia renal aguda mostraron signos de una tormenta de citoquinas.

La insuficiencia renal aguda a veces también puede ser provocada por antibióticos, insuficiencia multiorgánica o puede llegar  a estar conectado a un ventilador durante demasiado tiempo. Todo está conectado.

¿Embarazo y coronavirus?

Es la gran ironía de la era de Twitter que sepamos muy poco sobre el nuevo coronavirus a medida que nos ahogamos en las actualizaciones de información al respecto. Las revistas médicas han publicado varios estudios sobre este brote, algunos más investigados que otros cuando los investigadores se apresuran a alimentar a las fauces. Mientras tanto, los medios de comunicación informan sobre cada desarrollo. Toda esta información gira alrededor de Internet, donde discernir los hechos de la ficción es un desafío notorio.

"Esto no tiene precedentes en términos de informes actualizados sobre lo que sucede en estos estudios", dice Rasmussen. "Es realmente complicado tratar de clasificar toda la información y descubrir qué es realmente compatible, qué es especulativo y qué está mal".

Por ejemplo, la semana pasada, los médicos de un hospital en Wuhan informaron que dos bebés dieron positivo para el nuevo coronavirus, uno sólo 30 horas después del nacimiento. Naturalmente, este titular preocupante se extendió a través de las organizaciones de noticias, dado que planteó preguntas sobre si las mujeres embarazadas pueden infectar a sus hijos no nacidos en el útero o si la enfermedad se puede transmitir durante el parto o por medio de la leche materna.

Pero bombeemos las noticias. No se observó transmisión de madre a hijo con SRAS ni MERS a pesar de numerosos casos de mujeres embarazadas. Además, hay otras formas en que un recién nacido podría contraer el coronavirus, dice Rasmussen, como haber nacido en un hospital invadido por pacientes infectados durante una emergencia agitada.

De hecho, un nuevo estudio publicado el jueves en The Lancet ofrece evidencia preliminar de que el coronavirus no puede transmitirse de madre a hijo.

En el informe, los investigadores observaron a nueve mujeres en Wuhan que tenían neumonía por COVID-19. Algunas de las mujeres tuvieron complicaciones durante el embarazo, pero todos los casos resultaron en nacimientos vivos sin evidencia de transmisión de la infección. Si bien este estudio no descarta por completo la posibilidad de la transmisión durante el embarazo, subraya la necesidad de tener precaución al especular sobre esta enfermedad.

"Debe haber un alto nivel de evidencia antes de poder decir que está sucediendo definitivamente, y ciertamente antes de comenzar a hacer cambios en la forma en que los casos se manejan clínicamente o en términos de políticas públicas", dice Rasmussen.

Frieman está de acuerdo. Espera que esta epidemia genere más fondos para la investigación del coronavirus, como las recientes promesas de la Unión Europea y de la Fundación Bill y Melinda Gates. Pero Frieman quiere que el apoyo y el interés duren incluso si este brote finalmente se desvanece, a diferencia de lo que sucedió con la investigación del SRAS.

"Justo después del brote del SRAS, hubo una gran cantidad de dinero y luego desapareció", dice Frieman. “¿Por qué no tenemos estas respuestas? Nadie financió estas cosas".

Nota del editor: Este artículo ha sido actualizado para reflejar el número de muertos y el recuento de casos al 15 de febrero. 
Seguir leyendo