Visita algunas de las bibliotecas más espectaculares del mundo

Recorre estas majestuosas bibliotecas ubicadas en monasterios, salas de lectura reales y otros edificios imponentes. lunes, 15 de abril de 2019

Por Melissa Mesku
La Biblioteca Angélica, primera biblioteca pública de Roma, comenzó a reunir sus 200.000 volúmenes a fines del siglo XIII antes de ponerlos a disposición del público 300 años después. La colección incluye una preciosa copia temprana de "La divina comedia" y el primer volumen de "De Oratore" de Cicerón. La biblioteca está abierta al público de lunes a viernes, excepto por dos semanas en agosto.

Suele decirse que leer un libro es un acto surrealista: durante horas y horas, te quedas mirando rebanadas de árbol escritas, mientras imaginas mundos ilusorios. Los amantes de los libros, por lo tanto, son una especie rara. Pasan horas en soledad, escapando de este mundo y sumergiéndose en otro. La variedad de sus mundos es tan ilimitada como el conocimiento humano. Es maravilloso que una biblioteca tenga el poder de unir a estas almas solitarias.

Quizás ninguna institución en la sociedad resulte tan prometedora como una biblioteca. Para los antiguos monjes, las bibliotecas eran el reservorio del conocimiento sagrado; para los primeros científicos, las bibliotecas facilitaron avances tecnológicos y curas médicas. El advenimiento de la biblioteca pública moderna representa la mayor aspiración para la sociedad civil, es decir, que las personas quieran leer, educarse y ampliar activamente sus horizontes.

Por supuesto, la sociedad civil suele enfrentarse a adversidades y lo mismo le ocurre a las bibliotecas. Las bibliotecas, como recintos de teología y cultura, a lo largo de la historia han sido atacadas, muchas veces en el sentido literal. Las guerras y los incendios las han devastado, especialmente a la Biblioteca de Alejandría, pero también a las menos conocidas como la biblioteca del monasterio de Strahov en Praga, que quedó destruida tras un incendio y luego padeció siglos de ejércitos invasores.

Sin embargo, las amenazas a las bibliotecas no siempre son tan extremas. Existen otros problemas como la necesidad de proteger las reliquias frente a los estragos del tiempo, o incluso simplemente de las epidemias y plagas. En 2012, una banda de delincuentes saqueó inescrupulosamente la colección de la Biblioteca Girolamini, Nápoles. Por suerte, los bibliotecarios y bibliófilos de todo el mundo lograron recuperar la gran mayoría de los libros robados.

Los bibliotecarios, encargados de proteger nuestra herencia cultural, son héroes desconocidos. Sin embargo, en Portugal, los bibliotecarios tienen un aliado muy poco común: los murciélagos. En la Biblioteca Joanina de Coimbra y la Biblioteca Municipal de Mafra, hay colonias de murciélagos que se encargan de eliminar a los insectos, fanáticos de los libros. 

Dejando de lado el valor inherente de los libros, las bibliotecas, en tanto piezas arquitectónicas majestuosas, suelen dejarnos sin aliento. Algunos de los mejores arquitectos de la historia han sido los encargados de construir bibliotecas como la Bibliothèque Sainte-Geneviève (creada por Henri Labrouste), la precursora de la biblioteca moderna, o la Biblioteca Pública de Seattle, una maravilla contemporánea diseñada por Rem Koolhaas.

En estas fotos, observamos de cerca algunas de las bibliotecas más famosas y hermosas del mundo. Estas maravillas, como la St. Emmeram, conocida en la Edad Media Temprana por su producción de libros, o las colecciones privadas de antiguos nobles, que ahora se ofrecen al público, podrían inspirarte a explorar tus propios mundos imaginarios.

Ver galería
Seguir leyendo