Descubre el emocionante patrimonio arquitectónico de La Habana Vieja

La capital de Cuba alberga uno de los más impresionantes conjuntos arquitectónicos históricos de América.martes, 23 de octubre de 2018

Por Jeannette Kimmel
Helena Chavero Torres se arregla el cabello para su sesión de fotos de quinceañera en el Parque Almendares en La Habana. Como muchas otras niñas a punto de cumplir quince años, eligió vestir de acuerdo a la moda en vez de utilizar un vestido formal.

En medio de cinco plazas principales, La Habana Vieja ostenta uno de los más impresionantes conjuntos arquitectónicos históricos de América. Luciendo diferentes estilos (barroco, art déco, neoclásico y moderno), las fachadas multicolores del distrito muestran el diverso patrimonio cultural cubano.

Fundada a principios del siglo XVI en la costa sudoeste de Cuba por el conquistador español Pánfilo de Narváez, La Habana tuvo dos ubicaciones antes de asentarse permanentemente en la costa noroeste de la isla del Caribe.

Al estar ubicada estratégicamente en el Golfo de México, La Habana se convirtió en una parada obligatoria para los barcos que viajaban desde y hacia el Nuevo Mundo; y, gracias a ello, se convirtió rápidamente en el puerto más grande de las Antillas españolas. Hoy en día, la ciudad se sigue atribuyendo una de las fortificaciones pétreas más antigua de América, y La Habana Vieja alega tener una de las más bellas arquitecturas.

Ver galería

La original estructura urbana de La Habana Vieja permanece intacta. Alrededor de 900 edificios históricos rodean sus cinco plazas principales—la Plaza de Armas, la Plaza Vieja, la Plaza de San Francisco, la Plaza del Cristo y la Plaza de la Catedral—y la arquitectura barroca, neoclásica y art decó de la ciudad hacen honor a sus raíces caribeñas, españolas, francesas y británicas.

Las disposiciones referentes a la construcción de los siglos XIX y XX han conservado la integridad del centro arquitectónico: Puertas de hierro forjado, patios internos y balcones adornan las plazas adoquinadas. Las atracciones destacadas incluyen una visita al Castillo de la Real Fuerza, uno de los fuertes existentes más antiguos de América. La Catedral de San Cristóbal del siglo XVIII es un imperdible de la plaza que lleva ese mismo nombre. Justo en la esquina está el Taller Experimental de Gráfica, un estudio de arte experimental en donde puedes ver a los artistas trabajar.

El aeropuerto internacional José Martí se encuentra a unos 22 kilómetros de La Habana Vieja, y posee varios servicios de líneas aéreas hacia América del Norte, Europa y otras Islas del Caribe.

Cómo visitar

Durante años, los viajantes de los países de todo el mundo han visitado Cuba por su patrimonio cultural, sus playas vírgenes y su famosa vida nocturna. Visita aduana.co.cu para obtener información actualizada sobre las disposiciones aduaneras cubanas.

Muchas empresas ofrecen viajes organizados que incluyen alojamiento, comidas, traslados y excursiones culturales.

Cuándo visitar

La Habana posee clima tropical y, como el resto del Caribe, hay riesgo de huracán entre junio y noviembre. De noviembre a marzo es normalmente más seco, aunque los precios suben en vacaciones. Algunos hoteles ofrecen menos instalaciones en temporada baja (mayo, junio y septiembre) y, en verano, es probable que haya aguaceros diariamente. Pero no dejes que un diluvio vespertino arruine tus planes—ve a una de las muchas cafeterías que hay en Plaza Vieja (hay hasta una cervecería artesanal) y disfruta de un  mojito bien frío mientras absorbes la espectacular ciudad.

* La escritora Jeannette Kimmel trabajó previamente para Travelermagazine de National Geographic

 

Seguir leyendo