¿Y si nunca hubiesen asesinado a Martin Luther King Jr.?

Al sopesar la pregunta, los historiadores desentrañan cómo los estadounidenses construyen el legado de King y cómo conciben los derechos civiles del país en estos tiempos.

Publicado 18 de enero de 2021 15:56 GMT-2
La niebla cubre el Monumento a Martin Luther King Jr. en Washington, el viernes 12 de ...

La niebla cubre el Monumento a Martin Luther King Jr. en Washington, el viernes 12 de enero de 2018. Este año se cumple el 50 aniversario de su asesinato.

Fotografía de J. Scott Applewhite, AP

Martin Luther King Jr. fue asesinado a tiros en Memphis el 4 de abril de 1968. Pero, ¿y si el intento fracasó? ¿O qué pasaría si no hubo ningún intento? ¿Y si King hubiera vivido?

Es fascinante imaginarlo, pero no hay forma de imaginarse definitivamente un mundo así; no podemos estudiar la historia que nunca sucedió. Sin embargo, simplemente plantear la pregunta a importantes historiadores estadounidenses revela una gran cantidad de información.

Un legado compartido

Las vidas reales de los contemporáneos de King pueden salvar la brecha entre la realidad y la ficción, especialmente la vida de Coretta Scott King, su esposa y compañera activista.

"El alcance de su activismo y la amplitud de los temas en los que estaba trabajando son una indicación de dónde estaría [Martin Luther King]", sugiere Jeanne Theoharis, profesora de ciencias políticas de Brooklyn College y autora de A More Beautiful and Terrible History: Los usos y abusos de la historia de los derechos civiles.

Apenas cuatro días después del asesinato de su esposo, Coretta Scott King encabezó la marcha del trabajador de saneamiento de Memphis en su lugar. Pero su trabajo no se limitó a llevar la antorcha de su difunto esposo, dice Theoharis, señalando la temprana oposición de King a la guerra de Vietnam, sus campañas por la justicia económica y racial, su trabajo por la paz global y la denuncia del apartheid sudafricano y su agitación por los derechos de los homosexuales.

King, si hubiera vivido, muy probablemente habría tomado esas mismas pancartas, tal vez incluso llevándolas hasta la Casa Blanca, especula Komozi Woodard, profesor de historia, políticas públicas y estudios africanos en Sarah Lawrence College.

"Con suerte, la América Blanca habría madurado hasta el punto de despenalizar al Dr. King con el paso del tiempo", justo cuando la imagen de Nelson Mandela pasó de terrorista a salvador en Sudáfrica, le dice Woodard a National Geographic. "El Dr. King pudo haberse postulado con éxito para presidente como lo hizo Mandela".

Un líder viviente

Una diferencia que es un poco más fácil de imaginar, aunque dice mucho es que es posible que no se conmemorara el Día de Martin Luther King en un mundo en el que no haya sido asesinado.

Como reiteran tanto Theoharis como Woodard, King, aunque amado y admirado por muchos, era muy impopular entre los líderes políticos y los estadounidenses blancos en el momento de su muerte.

“El liderazgo del FBI en ese momento veía la figura de King como un mesías negro en términos criminales”, dice Woodard, describiendo cómo King fue “alienado, aislado y eliminado” por la administración Johnson.

Pero las décadas posteriores al asesinato de King vieron cómo su imagen se aplanaba en una forma muy diferente.

“Lo que permite a un King mártir es limar lo que nos incomoda, hacer que sea el sujeto del Sueño”, dice Theoharis. "Lo coloca a salvo en el pasado distante".

El reverendo Dr. Martin Luther King Jr. habla el 15 de abril de 1967 en un mitin por la paz en la ciudad de Nueva York.

Fotografía de AP

El verdadero King, que se pronunció contra la brutalidad policial a principios de los sesenta y cuyas tácticas fueron no violentas pero intencionalmente disruptivas, desafiaría la imagen optimista que se tiene hoy.

Woodard describe cómo las ideas de King estaban cada vez más alineadas con la postura más radical de Malcolm X. "Eso no significa que King hubiese abandonado la protesta no violenta", explica, "pero significa que King era cada vez más militante en su agenda contra la pobreza".

Y como señala Theoharis, hay muchos vínculos entre los activistas de derechos civiles de los años sesenta y movimientos actuales como Black Lives Matter, una escalera de legados que Woodard traza desde King hasta Stokely Carmichael, a cuyo movimiento juvenil Black Power Woodard imagina que King habría agregado "un núcleo de estabilidad".

Si King hubiera vivido, su supuesta conexión o participación con los activistas de la justicia racial polarizados de hoy en día contrarrestaría, como dice Theoharis, la "fábula de Estados Unidos de que hemos superado el problema racial".

“Creo que nos sentimos muy incómodos con la idea de que King intervenga en nuestros tiempos”, dice. "Ese es el desafío de un King viviente".

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados