CONTENIDO PATROCINADO PARA

nespresso logo
 ...

Los árboles pueden salvar el cultivo de café en Guatemala

En Jalapa, una de las regiones donde se cultiva uno de los mejores cafés de Guatemala, las condiciones del suelo no son las mejores. Pero los agricultores están implementando prácticas ambientales para fomentar la biodiversidad y para revitalizar la producción de café.

Texto de Jack Neighbour

FOTOGRAFÍA DE RENA EFFENDI

De vuelta a la sombra

El caficultor don Willy Solares sostiene un árbol joven que con el tiempo dará sombra a sus cafetos. Durante la década de los setenta, en un esfuerzo para mejorar el rendimiento de las cosechas, se les pidió a los agricultores de la región que eliminaran el follaje para poder plantar más cafetos. Sin embargo, esto tuvo consecuencias imprevistas, como la erosión de terrenos, deslaves y una elevación de la temperatura al nivel del suelo, lo que provocó el desequilibrio del ecosistema.
Hoy en día, el programa agroforestal de Nespresso está revirtiendo estos daños, pues ayuda a que los agricultores como Willy restablezcan las variedades de árboles perdidas y vuelvan a utilizar los métodos tradicionales de cultivo a la sombra, medidas que ayudan a proteger la productividad de los cafetos.

Fotografía de Rena Effendi

Los agricultores cosechan lo que siembran

Don Willy y sus esposa, doña María, cosechan cerezas de café. Para don Willy, los beneficios de adoptar técnicas de cultivo sostenibles van más allá de mejorar las cosechas. Con el tiempo, podrá generar ingresos adicionales gracias a los frutos y la madera producidos por los árboles adicionales que ha cultivado para proteger el entorno. Además, Nespresso paga un precio superior por la calidad mejorada de su café.

Fotografía de Rena Effendi

Cultivos protectores

Sara, una agrónoma certificada de Nespresso, capacita a los trabajadores en una plantación de café. Todos trajeron consigo árboles jóvenes para plantarnos en las laderas en las que crecen sus cafetos. Sara les explica que estos árboles protegerán al café, el cual crece naturalmente bajo la sombra, y que también ofrecerán otros beneficios: enriquecerán el suelo con nutrientes, descontaminarán las aguas subterráneas y fortificarán la tierra con sus raíces para evitar la erosión de la capa superior del suelo.
Conoce más sobre la importancia de los árboles en el cultivo del café.

Fotografía de Rena Effendi

La lucha contra el cambio climático

Los agricultores de la localidad escuchan atentamente a Sara durante una de sus sesiones de capacitación. El programa agroforestal no solo les enseña a los agricultores qué árboles deben plantar y en dónde: es un apoyo educativo continuo diseñado para la difusión del conocimiento, con el fin de que los caficultores puedan proteger sus cosechas y sortear los impactos del cambio climático.

Fotografía de Rena Effendi

La muestra de que los árboles son importantes

Durante el programa, tanto los caficultores como los habitantes de la localidad plantan árboles jóvenes en la parcela de muestra, con el objetivo de que otros puedan ver y poner en práctica las técnicas de cultivo y colocación en sus propias fincas. Estas plantas funcionarán como barreras que incrementarán la biodiversidad que fertiliza el suelo de forma natural y lo protege de los deslaves, que son un problema recurrente en el área. Al momento de redactar este artículo, gracias al apoyo del programa AAA de Nespresso, fincas de toda Jalapa se han beneficiado del cultivo de 752,132 árboles.

Fotografía de Rena Effendi

El sabor del sol

El cultivo de cerezas de café de calidad es solo el primer paso en la producción de un café lo suficientemente bueno para ser disfrutado alrededor del mundo, y su procesamiento es igualmente importante. Una vez que los granos frescos se retiran de la pulpa protectora de las cerezas, se esparcen en el patio del molino húmedo, ya que el secado al sol sigue siendo una de las mejores formas de perfeccionar los perfiles de sabor de los granos sin alterar su calidad.

Fotografía de Rena Effendi

La recuperación del equilibrio natural

Las laderas montañosas de Jalapa están repletas de una gran variedad de formas de vida y es justamente el delicado ecosistema que existe entre ellas lo que garantiza la sostenibilidad del cultivo del café. El uso de técnicas anteriores, como el desbroce del terreno y la sobreexplotación del suelo fértil, dañaron este ciclo natural, lo que redujo la capacidad del suelo y lo dejó vulnerable a condiciones climáticas adversas. Pero ahora los agricultores están aprendiendo a incorporarse a este ecosistema mediante la implementación de técnicas que les permiten dedicarse a sus cultivos y ganarse la vida sin dañar su entorno.
Hay más historias de café aquí.

Fotografía de Rena Effendi

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados