Contenido patrocinado para

Nespresso logo
 ...

El cambio climático y su impacto en el café colombiano

En la provincia colombiana de Caldas, las pequeñas fincas familiares dedicadas al cultivo del café viven constantemente amenazadas por factores como el cambio climático, una población de agricultores que envejece y el éxodo de la gente joven a las ciudades. Pero hay un rayo de esperanza.

Texto de Jack Neighbour

Fotografía de Rena Effendi

Un legado de café que se hereda

Alba María, la matriarca de una familia que por generaciones se ha dedicado al cultivo del café en Caldas, Colombia, selecciona cuidadosamente solo las cerezas más maduras para producir café Arabica de alta calidad. Mientras que los jóvenes, impulsados por una visión más amplia del mundo, se mudan a las ciudades en busca de mejores oportunidades laborales, Alba María tiene la esperanza de que la estabilidad económica lograda gracias al Programa AAA Sustainable Quality de Nespresso convenza a su hija de continuar con la larga tradición cafetera de su familia.

Fotografía de Rena Effendi

Un medio de vida seguro

Para Alba y su familia, el cultivo del café define su modo de vida. El café Arabica tiene un significado cultural: se trata de un vasto legado emocional cuya pasión y tradición se hereda generación tras generación. Pero esto exige lograr un equilibro delicado, pues el café debe seguir siendo un medio viable para que los agricultores mantengan a sus familias: una sola mala cosecha puede dejarlos sin ingresos durante seis meses. La participación en programas de apoyo como el programa AAA de Nespresso ofrece un plan de seguro personalizado para cosechas que compensa a los caficultores como Alba en caso de que suceda lo peor. Estos planes son una de las soluciones de apoyo continuo diseñadas para ayudar a los caficultores a modernizar sus prácticas de producción sin que se pierda la esencia de su oficio.

Fotografía de Rena Effendi

Los jóvenes continúan con la tradición

El esposo de Alba le muestra de cerca a su nieta pequeña los racimos de cerezas de café. Su plantación en Caldas cuenta con 7200 cafetos, exactamente el mismo número de árboles que Alba heredó de sus abuelos y que ella a su vez desea heredar a su hija. Que el cultivo del café se esté convirtiendo en una ocupación de mayor estabilidad económica, así como en un verdadero legado cultural, es lo que puede motivar a las próximas generaciones, como la de la nieta de Alba, a tomar la estafeta y continuar con las tradiciones de su familia.

Fotografía de Rena Effendi

Un paso más hacia un futuro más certero

En Aguadas, en lo alto de las montañas andinas al norte de Caldas, don Fabio y su esposa, María Lindelia, también se dedican a cultivar café excepcional. Ellos se encuentran entre los 1500 miembros de la Cooperativa de Caficultores de Aguadas, la cual colabora con Nespresso para ofrecerles a los agricultores un retiro digno cuando ya no puedan trabajar en sus plantaciones. Un fondo de ahorros para el retiro se encargará de que la pareja reciba un ingreso una vez que decidan jubilarse luego una vida dedicada al trabajo.

Fotografía de Rena Effendi

En Aguadas, el café es una celebración

En Aguadas, un pueblo andino envuelto en la niebla, todo el café de las plantaciones ubicadas en las montañas se recoge y entrega a la cooperativa de café local utilizando un medio de transporte único: camionetas popularmente conocidas como chivas. Adornados con brillantes y atrevidos colores, estos vibrantes vehículos tradicionales son el reflejo del ánimo en el pueblo cuando llegan con familias enteras y su café a bordo. Es toda una celebración, un símbolo de vida y energía. Es también una oportunidad para que los agricultores visiten a amigos que viven lejos del pueblo.

Fotografía de Rena Effendi

El arte del café de calidad superior

Las chivas multicolores son un espectáculo común en la provincia de Caldas. Tal y como se muestra aquí, estos vehículos hacen las veces de galerías de arte rodantes. Están cubiertos con murales coloridos llenos de símbolos religiosos, con ilustraciones de Jesús, ángeles, santos o la Virgen María en la parte posterior para proteger a las familias y su café.

Fotografía de Rena Effendi

La unión hace posible un futuro brillante

Los cambios positivos empiezan a echar raíces en las verdes laderas de Caldas. La colaboración entre Nespresso y los caficultores ya ha comenzado a proteger el futuro de la bebida con la que el mundo entero inicia sus mañanas. Antes, una temporada de mal clima podía arruinar el trabajo de todo un año, pero ahora, los planes de seguros garantizan que la dedicación y el esfuerzo de los caficultores sean remunerados. Las próximas generaciones están motivadas a permanecer en el área para buscar un mejor nivel de vida, pues han descubierto que esto es posible al dar continuidad a un legado revitalizado, heredado gustosamente por sus padres, quienes a su vez pueden jubilarse con la certeza de que su proyecto de vida está en buenas manos.
Hay más historias de café aquí.

Fotografía de Rena Effendi

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados