CONTENIDO PATROCINADO PARA

nespresso logo
 ...

Después de varias décadas de conflictos internos, el café por fin vuelve a Caquetá.

En lo más recóndito de la Amazonia colombiana, la colaboración entre los agricultores y Nespresso está revitalizando el cultivo del café de alta calidad.

Texto de Jack Neighbour

FOTOGRAFÍA DE RENA EFFENDI

El retorno a las montañas

En las profundidades de la Amazonia colombiana, la densa selva tropical y las precipitaciones abundantes crean las condiciones ideales para el cultivo de café. Después de que la firma de un histórico acuerdo de paz en 2016 pusiera fin a cinco décadas de conflictos internos en la región, don Fernando Pedreros Muñoz (extremo izquierdo) y don Édgar Otavo Martín (extremo derecho), dos caficultores veteranos, se asociaron con el Programa AAA Sustainable Quality™ de Nespresso para que el cultivo del café fuera una actividad viable para mantener a sus familias.

Fotografía de Rena Effendi

El café crece muy bien en la selva

Los cafetos de grano Arabica prefieren la sombra, por lo que crecen muy bien en un clima fresco y a altitudes elevadas. Así, la densidad y humedad de las selvas montañosas hacen de Caquetá un invernadero natural para el cultivo del café de alta calidad. Si bien el entorno es ideal para el cultivo del distintivo café amazónico de la región, el terreno montañoso y la temporada de lluvias crean dificultades para los caficultores: cafetos con baja productividad, falta de acceso a equipos de procesamiento y la ausencia de una infraestructura para la comercialización del café. Por fortuna, los programas de capacitación especializada están ofreciendo soluciones para estas situaciones.

Fotografía de Rena Effendi

Un honroso legado

Don Fernando, quien les compró la finca familiar a sus padres hace unos 12 años, considera que el cultivo del café es más que una forma de ganarse la vida. Es su legado, algo que aprendió de sus padres y que desea heredar a sus hijos. A partir de su participación en el programa AAA, ha podido adquirir una plantación más grande. También se ha convertido en un personaje que inspira confianza en su comunidad. Al ver los beneficios que su café de alta calidad está teniendo en la reputación de Caquetá, otros caficultores acuden a él para recibir asesoría sobre cómo unirse al programa.

Fotografía de Rena Effendi

El café de calidad es sinónimo de tiempo de calidad

Don Fernando disfruta de un merecido descanso con su familia. Desde que se asoció con Nespresso, ha recibido apoyo y capacitación continuos que han generado una mayor productividad en su finca, lo que se traduce en ingresos más elevados y estables. Con la certeza de que el cultivo de café es una actividad comercial confiable y una fuente de ingresos estable, don Fernando finalmente puede ver más allá del día a día y hacer planes para el futuro mediante la ampliación de su finca, pues sabe que puede mantener a su familia y pasar más tiempo de calidad con sus hijos.

Fotografía de Rena Effendi

Transmitir lo que se aprende

Gracias a las enseñanzas de sus padres, don Fernando conoce las complejidades de la producción del grano Arabica de calidad. Su participación en el Programa AAA Sustainable Quality™ de Nespresso le ayuda a conservar el valioso legado del cultivo de café de su familia, de modo que ahora puede heredar a sus hijos tanto las técnicas tradicionales como las nuevas prácticas sostenibles de Nespresso.

Fotografía de Rena Effendi

El café está de vuelta

Don Édgar es otro caficultor de la región cuya familia producía grano Arabica antes de que la inestabilidad política en la zona los llevara a tomar la difícil decisión de abandonar su hogar. En esa época, la amenaza constante de enfrentamientos hizo que cultivar y transportar café fuera impensable. Incluso encontrar suficientes trabajadores para la cosecha llegó a ser casi imposible, pero ahora que la paz ha sido restaurada en la región, los agricultores como don Édgar han vuelto y, gracias a la capacitación y comercialización con Nespresso, han logrado que sus plantaciones vuelvan a ser negocios viables.

Fotografía de Rena Effendi

Los caminos de Caquetá son difíciles de andar

Don Édgar guía el paso firme de su mula a lo largo del puente que los lleva al camino escarpado y rocoso que comunica a su plantación con la cooperativa de café local. El terreno montañoso de la región significa que algunas fincas están a una hora o más de distancia de la carretera más cercana, lo que dificulta el transporte de los granos cosechados. Las mulas siguen siendo el mejor método para hacer llegar el café al mercado; sin embargo, la infraestructura ya está mejorando y el excelente precio ofrecido por los granos de calidad superior hacen que el viaje valga la pena.

Fotografía de Rena Effendi

Nos espera un futuro prometedor

Para muchas parejas en Caquetá, el cultivo de café define su forma de vida. A menudo, es la principal fuente de ingreso para mantener a sus familias, y es también una pasión y un legado que desean heredar a sus hijos. Afortunadamente, después de que un periodo turbulento estuvo a punto de erradicar esta forma de vida, el apoyo, formación y equipo adecuados, junto con la inversión continua en infraestructura, están reavivando la pasión de los agricultores para conservar sus tradiciones. Todo indica que estos factores ayudarán a garantizar que el mundo pueda seguir disfrutando de su exquisito café en los años por venir.
Hay más historias de café aquí.

Fotografía de Rena Effendi

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados